Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

ATENCIÓN

Excelsio - Noviembre 2005 - Noviembre 2017
Tras doce años de servicio este sitio web ha cerrado de forma definitiva sus actividades.

Gracias por su visita.



Si desea deje un comentario o utilice el buscador para acceder a nuestro archivo de noticias.


Opinión | Mientras el pueblo sufre la tiranía, el congreso disfruta de su osadía

Darío Álvarez Morantes | Con un presidente premio nobel de paz, sin los méritos suficientes y con el más ambicioso pero descuadernado proceso de paz, donde el posconflicto continuará colmado de promesas e incumplimientos, el gobierno colombiano pretende engañar al pueblo, mientras en la cruda realidad la crisis se agudiza, a tal punto que las personas de clase media y baja, se aterran de la situación tan injusta a que estamos siendo sometidos y la clase alta aplaude al sistema.

Primero con una reforma tributaria perversa y amañada para tapar huecos fiscales de una mala administración, con propósitos de tiranía contra la gente de bien, segundo  con la más descarada corrupción y clientelismo a todo nivel y tercero con el continuo saqueo de nuestros recursos naturales en detrimento de nuestro medio ambiente;  así no se auguran ni esperanzas de cambio positivo para nuestro país y para colmo de males, con el más cínico descaro los congresistas se aumentan el sueldo a placer.

Con el aumento certificado por la contraloría de 6.75 por ciento se traduce en un incremento de 1.885.200 pesos. Con lo que el nuevo salario pasaría a ser a 29.814.275 pesos ¡más las uñas libres! El propio Congreso hundió en dos ocasiones el proyecto que busca ponerle tope a los salarios de congresistas y altos funcionarios en 25 salarios mínimos, es decir, 18 millones y medio.

Así las cosas mientras el salario mínimo se aumentó en $48.262, para los congresistas el alza significó los $ 1.885,200 mencionados y nos hablan de equidad, de igualdad y de democracia. Pero se avecina la nueva campaña electoral y todos nuevamente con su disfraz de Mickey mouse, trataran de cautivar a los electores con sus discurso de “Consolidación de la  paz y abolición de la corrupción y equidad para todos en un nuevo país”.

Lo cierto es que la situación no puede ser más difícil, en una economía basada en el desarrollo de sectores privilegiados, mientras que el desempeño, de las pequeñas empresas, la agricultura, los negocios por cuenta propia y la informalidad laboral continúan siendo perseguidas y agobiadas con los más desproporcionados impuestos.

La refección es que tenemos que hacer algo, de pronto  no para nosotros que superamos ya los 50 años, pero si para las generaciones venideras entre ellas las descendientes de nuestros hijos y nietos: No se puede ejercer la ley y lograr disciplina en el comportamiento de la gente, con justicias especiales o transicionales para la paz  que faciliten la evasión de responsabilidades y las prácticas de impunidad.

No se puede generar una economía sólida fortaleciendo solo a algunos sectores a conveniencia mientras se descuida la fuerza laboral, creatividad y competencias del común de la gente.

No se puede garantizar la autonomía y seguridad alimentaria de nuestra población si se fomentan las importaciones y se desestimula la producción nacional limitando las exportaciones. No se puede consolidar la paz con acuerdos y desmovilizaciones de las Farc, mientras que los espacios despejados son retomados por otros grupos al margen de la  ley más radicales y asesinos.

No se puede aplicar la justicia con las alcahueterias de casa por cárcel y tolerancia a delincuentes menores de edad.

No se puede fomentar la agricultura con la tierra en manos de los ricos y los agricultores sin donde cultivar.

No se puede preservar nuestra cultura, nuestros recursos naturales  y el medio ambiente, permitiendo la pesca, la tala, la explotación minera ilegales y las concesiones amañadas con multinacionales que saben cómo corromper a entidades públicas y privadas.

No se puede mostrar una administración honesta y eficiente de los recursos públicos con la cultura difundida y consentida de la corrupción.

El cambio se da con nuevos gobernantes postulados por el pueblo, con leyes rigurosas, efectivas y aplicables para el castigo ejemplar del delito, con Educación para todos en construcción de capital humano, con Servicios públicos y vivienda y vestido y comida para todos en igualdad de derechos y equidad, on políticos comprometidos con su gestión y éticos en su desempeño, con abolición de la politiquería y la corrupción, con salud de calidad para la gente, con entidades públicas y privadas de alto desempeño y calidad, con equidad de género, con sentido de pertenencia por nuestro país, con responsabilidad en el manejo de nuestros recursos naturales y el medio ambiente, con aplicación de principios y valores humanos en una disciplinada convivencia social, con temor de Dios y respeto por la gente.

"La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las órdenes".
Charles Bukowski

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.