Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

ATENCIÓN

Excelsio - Noviembre 2005 - Noviembre 2017
Tras doce años de servicio este sitio web ha cerrado de forma definitiva sus actividades.

Gracias por su visita.



Si desea deje un comentario o utilice el buscador para acceder a nuestro archivo de noticias.


Opinión | El Sacristán de la Catedral

El Sacristán de la Catedral
Daniel Quintero Trujillo* | En cierta  ocasión existió en la población de la iglesia mas grande del país del sagrado corazón un niño de nombre Juan de la Cruz,que quizo hacerse sacristán para servir a Dios.

En la escuela sobresalía por ser buen estudiante,líder de su curso y un buen cristiano con  excelente comportamiento y una férrea ética cristiana.

Este niño cada vez que llegaba el domingo, se alistaba  para salir corriendo a la iglesia y vestirse con los ornamentos de monaguillo, practicar las enseñanzas de ayudar a los oficios del sacerdote ,tareas que había aprendido muy bien el el curso de catequesis.

No le gustan salir de la iglesia,era una especie de topo parroquial. De cuando en cuando se aventuraba a salir en el atrio, para ver la hora en el reloj de la torre. Miraba a la calle, como quien mira al mar; miraba al reloj, como quien consulta los astros. El mirar tan alto le mareaba y nublaba sus sus ojos,ya en el altar  colocaba el mantel y prendía  las velas de esperma para adorar  el crucifijo que colgaba del techo.

En la iglesia donde colaboraba,siempre observaba a los oficiantes de la eucaristía  ,que por  su edad avanzada  ,los problemas de visión  los obligaba a usar espejuelos de grandes optarías para leer las oraciones y el Santo evangelio,aditamento que El Niño deseaba tenerlos para identificarse  con los ancianos sacerdotes.

Un día cualquiera del año escolar, en las horas de la noche mientras cenaba en la mesa con sus padres,y se seguía la rutina de dialogar en familia ,comentó que no podía realizar sus tareas  ya que  sus ojitos veían las letras borrosas y al hacer el esfuerzo  de leer sentía dolor de cabeza.Sus padres preocupados  por la salud del infante ,resolvieron llevarlo al día siguiente a consulta  oftalmológica ; el galeno después de las pruebas de optometría  y de  una entrevista con El Niño Juan de la Cruz ,encontró  que el sacristán no padecía de ningún problema de visión,solo existía un una conducta de identificación con los comportamientos de los vicarios de los  santos oficios,y para  no contrariarlo ,le recetó unas  gafas con cristales neutros ,con marcos de colores  que al usarlos se pareciera a un búho doctoral.

Cuando llego la Semana Santa, El Niño, apareció en la misa Mayor del Domingo de Ramos luciendo sus espejuelos combinados con dos agarraderas de colores diferentes,vestido de pequeño sacerdote, acompañado de la alcancía para pedir  la limosna y en cada pasada por  las bancas donde los fieles escuchaban la Misa , posaba de  misionero repartiendo bendiciones cada vez que el cristianó se metía la mano al dril para depositar las ofrendas.

Era un espectáculo extraordinario que llamó la atención de los asistentes del rito dominical,que con la curiosidad que despertaba los lentes de colores ,observaban que la luz del día traspasaba los cristales de sus espejuelos ,como si la fuerza  del Espíritu  Santo iluminara el camino de un Futuro sacerdote, con nombre de evangelista y del madero donde Murió Jesucristo, para que con el tiempo el sueño de convirtiera en Realidad,  de seguir el camino del Divino Maestro sirviendo al prójimo predicando la palabra de Dios.

---
*Escritor de Cuentos Cortos
Danielquintero47@gmail.com

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.