Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

ATENCIÓN

Excelsio - Noviembre 2005 - Noviembre 2017
Tras doce años de servicio este sitio web ha cerrado de forma definitiva sus actividades.

Gracias por su visita.



Si desea deje un comentario o utilice el buscador para acceder a nuestro archivo de noticias.


Opinión | El cerro de Las Cruces

Daniel Quintero Trujillo* | El Cerro de las Cruces se encuentra ubicado en la carretera que va a la vereda del Alcaparral, pasando por el barrio San Pedro, la vereda el Ocán del municipio de Firavitoba.

En la cima del cerro hay una pequeña explanada, que limita con la finca Gómez Narro de propiedad del neurólogo Doctor Fidel Sobrino y sobre ésta se encuentran 3 cruces blancas, la más grande recuerda la cruz de Jesucristo y las otras 2 son más pequeñas, en remembranza de los dos ladrones.

Los misioneros que vinieron el 2014 dejaron una Cruz de color negro, en memoria de la misión de evangelización y la pintura de la XIV estación que representa el descenso de Jesús para darle sepultura.

Durante el año mucha gente visita el Cerro, transitando por  una pequeña vía medianamente pavimentada con huecos incluidos, unas veces utilizada como ciclo ruta, en otras ocasiones para realizar ejercicio, distraerse o tomar aire fresco; mientras cada viernes penitentes suben para dar gracias por la vida llevando velas blancas y un palo a modo de bastón para afirmar los  pies y sostener el cuerpo evitando caerse por un desliz.

Ya en ese sitio rezan en voz alta un Rosario completo, reflexionando los misterios dolorosos, también en el cerro se pueden observar hermosos paisajes, la vista que se obtiene de Firavitoba es extraordinaria. Por eso, se encuentra catalogado como un lugar de atractivo turístico.

En las Tradiciones religiosas de la Semana  Mayor, el viacrucis del viernes Santo, tiene como meta final llegar a este cerro, mientras la memoria va recordando la estrofa de la poesía de Santa Teresa de Ávila que dice:

En la cruz está la vida y el consuelo
y ella sola es el camino para el cielo.

Viacrucis  que se inicia en la Catedral a las 9 am. Con un recorrido de unos 2.200 metros de caminata, hasta llegar a la imponente cruz que se encuentra en la cima del monte, subiendo aproximadamente 1200 ms, después de pasar por los diferentes barrios, como la Catedral, el Centro, puente de La Cabuya, Santa Helena, Santa Águeda, Puente Flandes, San Pedro, donde familias orantes han construido altares adornados con manteles blancos tejidos con punto de cruz, flores, cirios pascuales y olorosos inciensos, indicando el número de la respectiva Estación del Vía Crucis.

Se trata de un camino de oración que busca adentrarnos en la meditación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo rumbo al Calvario.

Las cruces fueron ubicadas  hace largos años por la hermandad de los Nazarenos en unión con un grupo de vecinos que buscaba realizar una réplica del calvario de Jesucristo.

Cuentan los cronistas que en la época de la colonia los españoles solían llevar a los indígenas que ellos custodiaban a ritmo de latigazos hasta la capilla doctrinera como una remembranza a los azotes recibidos por Jesucristo y también como castigo por los malos comportamientos.

Existe la tradición en la población de Firavitoba que cada viernes Santo se acompaña el viacrucis asistiendo con sus familiares, llevando paraguas para protegerse del sol o la lluvia en caso de invierno, otros llevan entre sus hombros un madero como penitencia y la gran mayoría van acompañando al sacerdote, con rosario en mano, respondiendo a las oraciones y leyendo los pasajes bíblicos de cada estación

El camino se representa con una serie de incidentes particulares que Jesús sufrió por nuestra salvación, así:
1.   Estación: Jesús condenado a muerte.

Pilatos mandó sacar a Jesús y dijo a los judíos “Aquí tenéis a vuestro rey” pero ellos le gritaban: “Fuera, fuera, crucifícalo”

2.   Estación: Jesús cargando la cruz. Los judíos tomaron a Jesús y cargándole la cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario (Juan 19,17).

3.   Estación: Jesús cae por primera vez. Es el peso de nuestros pecados los que derrumban a Jesús.

4.   Estación: Encuentro con la virgen. La  madre de Nuestro Señor al observarlo con la Cruz a cuestas, sintió que una espada atravesó su corazón (Lucas 2,35).

5.   Estación: El Cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz. Cuando iba camino al calvario, detuvieron a un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo y lo cargaron con la cruz, para llevarla, detrás de Jesús (Lucas 23,26).

6.   Estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús. Muchos se horrorizaban al verlo, tan desfigurado estaba su semblante que no tenía ya aspecto de hombre (Isaías 52,14).

7.   Estación: Jesús cae por segunda vez. Seguían siendo nuestros sufrimientos los que llevaba, nuestros dolores los que le pesaban.

8.   Estación: Jesús habla a las mujeres que lloran. Le seguía una gran multitud del pueblo y de mujeres, que se golpeaban el pecho y lloraba por él. Pero Jesús, volviéndose a ellas, les dijo: “Hijas de Jerusalén no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos” (Lucas 23,27-28).

9.   Estación: Tercera caída de Jesús. Venid a mí todos los que estáis cansados y oprimidos y os aliviaré, cargad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas (Mateo 11, 28-29)

10.               Estación: Desnudan a Jesús. Llegados al lugar llamado Gólgota le dieron a beber a Jesús vino mezclado con hiel, pero él, habiéndolo probado, no quiso beber. Los que lo crucificaron se repartieron sus vestidos a suertes (Mateo 27,33).

11.               Estación: Jesús es clavado en la cruz. Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda (Lucas 23, 34).

12.               Estación: Jesús muere en la cruz. Hacia la sexta hora, las tinieblas cubrieron la tierra hasta la hora nona. El sol se eclipsó y el velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, con fuerte voz dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Y al decir esto, expiró (Lucas 23, 44-46).

13.               Estación: Jesús en los brazos de su Madre. Un hombre llamado José, que era del Consejo, hombre bueno y justo, que no había estado de acuerdo con la resolución de los judíos, en sus actos, fue a ver a Pilatos y le pidió el cuerpo de Jesús. Después lo bajó  y lo amortajó en una sabana (Lucas 23, 50-53).

14.               Estación: Sepultura de Jesús. José de Arrímatea, tomó el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, y lo depositó en su propio sepulcro nuevo, que había hecho cavar en la roca. Hizo rodar una piedra grande a la puerta del sepulcro y se retiró (Mateo27, 59-60).

El camino que conduce al cerro de las cruces nos recuerda el sufrimiento, la salvación, y hay una lección de amor: Han sido nuestros pecados los que han ocasionado  su crucifixión.

Que el viernes Santo, Cristo elevado en la cruz perdone  a hombres y mujeres de este Rincón Sagrado, bajo la sombra de la cruz y nos infunda el valor de soportar las incomodidades que encontremos en el diario vivir y así como El nos perdonó, nosotros podamos perdonar a quienes nos ofenden, brindando al mundo el mudamiento del amor .

Ha llegado la 1 de la tarde y el viacrucis ha terminado, cada cristiano regresará a su casa para seguir viviendo, esperando la resurrección de Jesucristo que saldrá victorioso de la Muerte para que con fe cristiana demos testimonio al mundo que ¡EN VERDAD CRISTO HA RESUCITADO! para llevarlo en nuestro corazón, irradiar paz y amor en el hogar, en el trabajo y en cada lugar donde nos encontremos.

---
*Educador y Escritor
Danielquintero47@gmail.com

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.