Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

Opinión | Con politiquería injusticia y corrupción, el sueño de la paz no pasa de ser una ilusión

Dario Álvarez Morantes  | En los últimos 14 años liderados por Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos, los Colombianos hemos tenido que soportar los más descarados comportamientos de politiquería, injusticia y corrupción.

Donde en el primer caso los políticos ejercen su oficio con toda clase de influencias, artimañas, argucias, intrigas, bajezas, descaros y maniobras hipócritas, para sacar tajada de  su `poder o su cargo público, degenerando la política y afectando directamente la democracia, para imponer la prevalencia de los intereses particulares sobre los intereses colectivos del pueblo.

En el segundo caso, la injusticia prevalece para los estratos bajos y es permisiva, alcahueta e inoperante para los de  estratos altos, donde la impunidad es recurrente y si algún delincuente es procesado, se le aplican penas irrisorias por aceptar, cargos, colaborar con la justicia  y como no es una amenaza para la sociedad se le concede la casa por cárcel para que disfrute del dinero mal habido inclusive custodiado por el estado.

Muy ligado a los dos aconteceres anteriores  el peor vicio lo ejercen los descarados corruptos, que se apropian de los dineros públicos o privados sin la menor preocupación; actitud que se ha constituido en cultura usual del ¨programado robo de cuello blanco¨. En estas circunstancias, desde el concejal de un los municipio, hasta los más altos dirigentes del gobierno Nacional y desde el celador hasta el gerente de la empresa, por lo general sucumben a la tentación de obtener dinero fácil, disfrazado en las diferentes modalidades de dádivas por contratación, favores, tráfico de influencias, nombramientos, asensos,   motivados por la mordida  sin mayor riesgo, a costa de todos los colombianos.

Estos  tres flagelos configuran la causa más grave del cáncer, que no solo mantiene a nuestro país en el más injusto sub desarrollo, sino que dificultan en gran medida cualquier proceso de paz, con tanta inequidad y malos ejemplos.

El gran colombiano en sus 8 años de gobierno no fue capaz de neutralizar a la guerrilla con motivos muy personales y facilito el fortalecimiento del paramilitarismo a beneficio de su reelección, pero con funestas consecuencias para el país, lesionó el derecho al trabajo y acabó  con las esperanzas de los trabajadores a disfrutar de una pensión, suspendió las primas de servicios técnicos, subió el IVA del 8 al 16%, regaló a telecóm, facilitó hacer de la salud un negocio particular, hizo aprobar su propia reelección pero no la de los demás, entegó Granahorrar, se dejó imponer y apoyó el TlC con EE UU.

Es cuestionado por enriquecerse junto con sus hijos, hablo de un estado de derecho pero no de un estado social de derecho, Su seguridad democrática fue de inseguridad ciudadana y ataque a los defensores de los derechos humanos, ordeno detenciones masivas injustas que generaron posteriores indemnizaciones millonarias a cargo del estado, ordeno chuzada por el DAS, modificó la constitución para su beneficio, desatendió el sector agropecuario y Finagro e Incoder se vieron involucrados en sendos escándalos, no le funcionó su ley de justicia y paz, salieron investigados, condenados o prófugos su más leales servidores y al él nunca lo tocan, hubo falsos positivos y cuestionadas desmovilizaciones de paramilitares, su reelección tuvo influencia paramilitar, facilitó el despojo de tierras, se manipularon las cifras del Dane, para mostrar situación favorable en el crecimiento del empleo, en su gobierno ocurrieron los escándalos por corrupción, en Agro Ingreso Seguro, recursos parafiscales de la salud, Transmilenio calle 26, y Odebrecht, pero se cree el adalid  imprescindible y ¡quiere seguir apoyando a los colombianos!  y el Nobel de Paz al igual no se queda atrás,  con un gobierno en marcha adornado `por mentiras al pueblo colombiano en sus discursos: negó la existencia del paro agrario nacional, afirma que millones de colombianos han salido de la pobreza, que las negociaciones con las Farc, se medirían en meses no en años, que nuestra economía es de las más prósperas de américa latina.

Que cuando hay crisis del sector eléctrico es consecuencia del fenómeno del niño, que no aplicaría más impuestos compromiso que afirmo firmar en piedra o en mármol, que los sobrecostos de reficar fueron por un errorcito de planeación, más los escándalos por la venta de Isegen, Interbolsa, Reficar, Saludcoop, Reparto de mermelada y también Odebretcht, pero se jacta de ser el líder del gobierno para la paz, donde el fin justifica los medios, cuando en realidad ejerce la guerra y su tiranía contra la sociedad más vulnerable, rechazó la seguridad social para las madres comunitarias y hoy empezamos a pagar el IVA del 19% en el 60% de los productos de la canasta familiar, más bienes y servicios, recaudos que no serán reinvertidos en inversión social y mucho menos a beneficio de la gente pobre de bien y menos del agro colombiano.

Así las cosas estos dos personajes diferentes en su carácter pero muy parecidos en sus ideales de poder, le han hecho, más daño que beneficio a nuestro país y lo peor de todo es que se culpan el uno al otro evadiendo siempre las responsabilidades.

En conclusión  seguimos mal en un proceso de paz al que todo el mundo quiere apostarle, pero con muchas incertidumbres y falta de confianza, porque las evidencias saltan a la vista y mientras haya politiquería, injusticia y  corrupción el sueño de la paz no pasará de ser una ilusión.

No se puede tener éxito cuando unos negocian, otros delinquen y se van retomando las áreas de influencia delictiva por grupos emergentes, más el desequilibrio y la zozobra que produce la delincuencia común todos los días en campos y ciudades, no se puede generar paz con tanta inequidad y sin resolver los problemas que generan la violencia.

Es lamentable que la justicia, los entes de control y el mismo gobierno no sean capaces de garantizar la vida, honra y bienes de los ciudadanos, la  inversión honesta de los recursos públicos y el desarrollo del país. Se continúa permitiendo cada vez en mayores cuantías el accionar de los corruptos, lo que nos tiene muy mal calificados hasta en el exterior, donde  no se enteran de absolutamente todos los problemas, pero si tienen fundamentos para medir el grado de corrupción. ¨desde que transparencia Internacional empezó a medir el Índice de Percepción de la Corrupción en 1995 a Colombia le ha ido mal.

El 2016 no fue la excepción, el país logró 37 puntos sobre 100, los mismos que ha tenido desde el 2014, es decir, no ha logrado mejorar la percepción del grado de corrupción en el sector público. El país descendió siete puestos en la clasificación, quedó en el 90 después de estar en el puesto 83 en el 2015. En esta nueva medición se tuvieron en cuenta 176 países, nueve más que el año anterior. Sin embargo, Colombia comparte la puntuación de 37 puntos con otras naciones como Indonesia, Liberia, Morocco y la República de Macedonia.

Durante 2016 vimos que en todo el mundo la corrupción sistémica y la desigualdad social se refuerzan recíprocamente, y esto provoca decepción en la gente hacia su clase política", indicó Transparencia Internacional por medio de un comunicado¨. De modo que ahí les dejo la inquietud para reflexionar, porque no se trata de casos aislados, sino de la cotidianidad en nuestra patria y de continuar así no tendremos opciones de vida digna y el país se derrumbará estilo Venezuela, porque la fuerza del poder a cualquier precio, auspiciada por el delito y la pérdida de valores humanos, entrará a poner las condiciones en nuestro país, si no tomamos la decisión de unirnos para el cambio, sin las imposiciones radicales de los políticos y gobernantes de siempre.

La politiquería desvirtúa la política y degrada a sus actores.
Darío Álvarez Morantes.

La peor forma de injusticia es la justicia simulada.  
Platón.

El primer signo de la corrupción en una sociedad que todavía está viva es "el fin justifica los medios". Geroges Bernanes

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.