Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

Opinión | Significado psicosocial 70 años

Daniel Quintero Trujillo* | Cuando se llega a esta edad, la sociedad en general considera al ser humano un anciano, con todas las connotaciones que ello implica: deterioro de las capacidades físicas e intelectuales, imposibilidad para valerse por sí mismo y como consecuencia el aislamiento de la persona como un mueble viejo.

Sin embargo, hoy con los avances en la medicina, la tecnología y sistemas educativos, este es un concepto revaluado, porque a los 70 años, se puede estar comenzando a nacer en la riqueza de un mundo interior lleno de experiencias como materia prima para expandir sabiduría al mundo tan necesitado de Consejeros que han transitado todos los caminos y han llegado a la cima de los años, con Dios en su corazón, dispuestos a Seguir sirviendo al prójimo, sin esperar nada a cambio.

Cumplir setenta años, no es solo el acontecimiento de ascender a un nuevo número que indica el calendario. ¡No... Es mucho más! en esas 7 décadas se encuentran acumuladas todas las experiencias que desde la concepción, nacimiento y desarrollo se han vivido minuto a minuto, días, semanas, meses, años compartiendo con los padres que nos han dejado la impronta de Ser Personas; nuestros hermanos, primeros compañeros de socialización, vecinos, amigos de colegio, universidad, profesores, los relacionados en las actividades laborales, nuestra Esposa, amiga fiel y Consejera del alma, nuestros hijos como el proyecto  más grande que Dios nos confía para seguir renovando al universo con seres de calidad humana y de nuestros enemigos que nos enseñaron a resolver conflictos y a perdonar.

Ser septuagenario, es tener el gran privilegio del amor de Dios por seguir brindándome la gracia de vivir, para ser testimonio de su existencia y brindar amor al mundo como Él nos lo ha enseñado.

En estos setenta años he sido testigo de los grandes avances tecnológicos que hacen del diario vivir un mundo de fantasía para proporcionarnos calidad de vida, sobre todo para quienes nacimos en la vereda Casablanca, región  del Catatumbo, donde se vivía en  un siglo de la oscuridad y del atraso. Pero tristemente en estos setenta años, he visto como estos avances científicos y tecnológicos no han podido ponerle fin a la corrupción de la política, que hoy solo busca satisfacer los apetitos personales de las camarillas que gobiernan, ni de los conflictos sociales del universo donde el ser humano quiere destruir a lo más precioso de la creación: como es la vida y la naturaleza, hoy en el camino de la extensión por la contaminación ambiental y la guerra fratricida entre las naciones.

Claro que cuando se llega a los setenta, ya la anatomía se observa desgastada por los estragos que dejan los años, pero se logra una gran riqueza de haber conquistado un desarrollo espiritual, que proporciona paz y tranquilidad en el existir y desde donde se observa al mundo sin preocupaciones; yo diría que es el número mágico en donde comienza "un mundo feliz".  Recordamos como en los textos sagrados, en el séptimo día Dios descanso para regocijarse de su obra magnífica, nos regalo los siete dones del Espíritu Santo con los cuales obtenemos las gracias necesarias para sobrellevar la vida terrenal; siete fueron las plagas que azotaron el universo, pero después de ello comenzó el desarrollo de la humanidad, en los evangelios Jesús dijo a los apóstoles: Hay que perdonar a nuestro prójimo 70 veces siete. Y son setenta (70), los Cuentos y Relatos de mi recientemente libro publicado, convirtiéndose éste número setenta en el símbolo del escalón dorado que significa, la paz, sabiduría y calidad de vida.

Ahora en la cima de mis años, Pido a Dios que me siga dando la oportunidad de continuar por el sendero de la vida, acompañado  con la lámpara luminosa de la experiencia para advertir al mundo que no transite por los abismos que solo conducen a la destrucción y a la muerte.

En este día tan especial para mi existencia, al lado de mi familia como la mejor empresa a la cual le he dedicado lo mejor de mi vida, cumplo los años que necesito para vivir feliz y seguir sin temor por el sendero que Dios me marcó, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de seguir viviendo y siento que mis anhelos alcanzados, los triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino pude haber derramado, al ver algunas de mis  ilusiones rotas, han valido mucho más, porque cuando el ser humano envejece ha conquistado aprendizaje que lo hacen sabio; es la década donde la riqueza no importa, ni deslumbra y  la pobreza no atormenta, ya que como dice el adagio "Estamos más allá del bien y del mal".

A mi señora, mis hijas y a todos los que me han acompañado en este camino, les extiendo un abrazo de mucho afecto y también, les comparto  el premio más precioso que Dios me ha otorgado:

EXPERIENCIA, REFLEXIÓN y BUEN CONSEJO.

Además del significado de mi Nombre DANIEL DE JESUS: "Protegido por Dios y Maestro de la verdad"

Sigamos adelante de la mano de Dios, para que el camino sea mas suave y nadie nos haga daño.
---
*Educador y Escritor.
danielquintero47@gmail.com

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.