Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

Opinión | Politiquería y corrupción los peores males en nuestra Nación

Darío Álvarez Morantes | Dentro de la cuestionada democracia que vivimos en Colombia, un país con todas las potencialidades para ser potencia mundial, influyen cada día más los aberrantes flagelos de la politiquería y la corrupción, que frenan el desarrollo del país, motivan la delincuencia y facilitan la perpetuación de los potentados en el poder a cualquier precio, mientras el pueblo impávido e indiferente se acomoda a las circunstancias por conveniencia o falta de valor civil.

Es vergonzoso saber, que en cada año los dineros que se pierden por la politiquería y la corrupción, superan la sumatoria de todos los impuestos que pagamos los ciudadanos de bien, mientras que el estado conocedor de las situaciones es incapaz de aplicar correctivos serios, eficientes y ejemplares para prevenir, combatir y castigar estos dos males que mantienen a nuestro país en el más injusto sub desarrollo, a tal punto que en algunos casos hasta los entes de control resultan involucrados en los millonarios desfalcos o posteriormente en la dilatación, desviación e inoperancia de las investigaciones.

Los dos últimos mandatarios reelegidos con las maquinarias y fuerzas del poder, sin los méritos requeridos, no tienen ni tendrán autoridad moral para hablar de dignidad, gestión y buen gobierno, cuando han permitido el libre desempeño de la delincuencia en todas sus modalidades:

URIBE, con sus escándalos de: Caso Chuzadas del DAS, parapolítica, Saludcoop, Recursos parafiscales de la salud, ley justicia y paz, agro ingreso seguro, Yidis política, Falsos positivos, Caso cartel de contratación de los Nule y Moreno Rojas, narcotráfico, delincuencia y oderbretcht; afirma que es un honorable ciudadano que solo quiere servirle al país en su condición de discreto empresario del campo.

SANTOS. Con la venta de ISAGEN, INTERBOLSA,  sobrecostos en REFICAR, Mermelada, delincuencia, narcotráfico y también con la perlita de Oderbretcht. Afirma que su gobierno es el de la paz y pide defender la institucionalidad.

Así, con una justicia débil, manipulada y corrupta, donde se aplica su rigor por estratos sociales, castigando ejemplarmente los delitos menores que cometen los ciudadanos pobres y propiciando la impunidad para los ricos y poderosos, que pueden planear todas sus argucias delictivas con plan A, B, C. para programar A. ¿Quién? ¿Cómo? ¿Dónde? y ¿con quién robar? , B. En casos de investigación ¿Quién responde?  a ¿Quién se involucra? a ¿quién se amenaza? a ¿quién se le paga?  o ¿a quién se desaparece? y en ultimas el plan C. ¿Quién o quienes posiblemente irían a la prisión, por un corto periodo?, con las mejores garantías de rebaja de penas y la comodidad de casa por cárcel. Así las cosas la cultura de la politiquería y la corrupción se ha construido progresivamente, tanto en el sector público cómo en el sector privado, donde solo varían las cuantías según la importancia de los actores responsables y su roll en cada acción.

El caso del Banco Agrario con Oberdrecht, es bastante diciente y representativo para el sector rural, lo irónico es que mientras a un pequeño agricultor, le ponen todas las trabas posibles para acceder a recursos de crédito, exigiéndole: planificación, garantías reales y complementarias, proyecto productivo, gran flujo de caja, asistencia técnica, capacidad de endeudamiento etc., dentro de una tramitología engorrosa, que termina por reducirle la cuantía solicitada o negarle el crédito, a los grandes productores y empresas no les ponen el menor reparo y al calor de un par de whiskies se les aprueban grandes cantidades de dinero a las tasas más beneficiosas del mercado.

No creo que el presidente de  esa entonces, Francisco Solano, haya actuado por criterio propio. Esto tiene su trasfondo político de corrupción y sus patrones tuvieron que presionarlo para actuar, al igual que en los casos  de años pasados,  los apoyos directos a los floricultores o agro ingreso seguro, en una jerarquía determinada del poder.  Recuerdo el enfrentamiento que tuve con la gerente regional oriental del Banco Agrario, Ángela Patricia Ortiz de Ruiz, que por más de 15 años ha hecho lo que ha querido con empleados y clientes del Banco en Boyacá y Casanare, con todos los argumentos sobre acosos laborales, humillaciones a los empleados, participación en política, beneficio de su familia con actividades relacionadas con el banco, basado en información veraz, de primera mano  y la que me suministraron fuentes fidedignas, no fue posible hacerla sancionar y en Bogotá oficina de control interno y disciplinario, le taparon todo y  a pesar de que tiene el tiempo de pensión, esta señora sigue ejerciendo como la gerente ejemplar, para poder salir mejor remunerada a disfrutar de sus fechorías.

Esperemos que todos los casos de corrupción que ahora se están ventilando, tengan la verdadera investigación a fondo y se llegue hasta las últimas consecuencias, y que la justicia se le aplique al que caiga, como debe ser, rescatando los derechos de la gente con equidad, dignidad y respeto. Pues, muchos de los dirigentes, administradores y ejecutores, tanto públicos como privados conocen las formas de apropiarse, de los recursos, se define porcentualmente la retribución en efectivo o la compensación en especie, por la asignación de un contrato, el pago de un favor, el logro de un empleo, de un ascenso o la garantía de permanencia laboral.

Cambian los dueños del poder y se reinicia el ciclo con diferentes actores y nuevos beneficiarios, generando más poder delictivo, económico y político que desarrollo para nuestro país, mientras que los principios morales y los valores humanos se desconocen, cuándo prima el  poder particular y la intimidación, el rico sigue humillando al pobre, se aprueban leyes que permiten el matrimonio y la adopción entre parejas del mismo sexo, el aborto, la dosis personal de droga, no se respeta la vida, la sociedad reclama mayor libertinaje, se plantea el posconflicto  donde unos negocian y otros delinquen, se desconoce la importancia del sector rural y se sub valora a la gente de bien por ser pobre, se destruye sociedad, se destruyen los recursos naturales y el medio ambiente, no hay sentido de  pertenencia ni aprovechamos racionalmente los recursos que tenemos, estando situados en una de las mejores esquinas del mundo, elegimos a los peores líderes y nos lamentamos de nuestra propia suerte.

El panorama, no puede ser más grave; de no poner remedio ahora a esta lamentable situación, estaremos condenados a ver y consentir las más reprochables injusticias y descaros, a extremos que los delincuentes podrán matar a su papá y a su mamá, para lograr sus fines o para asistir a una suntuosa fiesta de desamparados y clamaran después al pueblo, que se apiada de los pobres huerfanitos.

¨Es un miserable el que lastima, le miente y explota a su pueblo, argumentando objetivos de progreso y sana convivencia, a nombre de un gobierno que cree que el fin justifica los medios¨

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.