Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

Opinión | Nadie le apuesta a la guerra a no ser que se beneficie de ella

Nadie le apuesta a la guerra a no ser que se beneficie de ella
Darío Álvarez Morantes* | Cuando los agricultores expresamos nuestras preocupaciones, motivadas por la incertidumbre que genera este proceso de paz y el temor a un fracaso, donde puede resultar más costoso el remedio que la enfermedad, nos fundamentamos en el análisis que hemos hecho de todos los avances que dieron como resultado el cierre de las negociaciones con las Farc en el día de ayer  y hoy 25 de agosto de 2016.

Planteamos nuestras opiniones, no solo como los más interesados en el cultivo de una paz viable, sostenible y duradera, ya que por más de cincuenta años fuimos los más perjudicados dentro del conflicto, sino porque  ahora debemos ser protagonistas en  el planteamiento de  las soluciones y nadie le apuesta a la guerra, a no ser que se beneficie de ella con intereses particulares, que no son los nuestros. Iniciamos por aclarar que el simple hecho de firmar un acuerdo con las Farc, no puede arrojar todas las expectativas para la consolidación de la paz, este es un buen inicio, pero que solo representa a lo sumo un 30% del conflicto en el país y ojalá trascienda para ir avanzando en el mismo sentido y con menores costos, para otros grupos organizados al margen de la ley y la neutralización de la delincuencia común,  que tiene azotado a nuestro territorio.

Lo difícil no era la firma del acuerdo con las Farc, lo más complicado, costoso y riesgoso, es lo que se viene ahora en el posconflicto, donde se inicia una nueva era, en la que se espera se cumplan muchas de las promesas, no solo para los grupos que se reinserten, sino especialmente para la sociedad nacional; a lo cual manifestamos nuestros justos reparos: El gobierno en casi cuatro años de negociación otorgo al grupo insurgente, demasiadas concesiones inclusive sin analizar el impacto contra la sociedad en el mediano y largo plazo,

Al sector agropecuario de base no se le invito con voceros regionales para aportar al planteamiento de condiciones para el acuerdo, resulto peor que el TLC con EE UU, la estrategias para el pos conflicto se plantean sobre la base de una seguridad que es muy relativa, una justicia débil y cuestionada y una democracia que no existe y se suman los pilares de equidad cuando somos de los países más inequitativos del mundo y de educación cuando la accesibilidad a ella y su calidad es muy limitada, sobre todo en el caso de formación superior y especializada; así las cosas se tiene razón en que hay que fortalecer las fuerzas armadas irónicamente para preservar  la paz porque ahora tendrán que cuidar no solo a la población civil en su vida, honra y bienes, sino a los reinsertados con sus nuevas condiciones de vida.

El fortalecimiento del sector agropecuario para proyectar el desarrollo rural no se ha enmarcado en una verdadera política integral de estado y en casos como la distribución de la tierra el problema es grande, porque los agricultores pequeños no tenemos tierra, pero los ricos y las multinacionales disfrutan hasta de los baldíos del estado.

La desmovilización de los grupos al margen de la ley no está bien reglamentada y mucho menos definida totalmente, con entrega de armas. La reintegración y reinserción no son asuntos fáciles en las regiones y se requiere de formación, cambio consiente de actitud y compromiso de resocialización para que no resultemos bajo el dominio de los nuevos ciudadanos, en una convivencia llena de incertidumbres, más que todo en el sector rural.

En verdad y reparación con toda la nueva logística e infraestructura administrativa, con sala de reconocimiento, sala de indultos y admistías, sala de definición del sistema jurídico, unidades de investigación y tribunal especial para la paz, donde continua  la independencia interpretativa de la ley por parte de jueces y fiscales, nadie garantiza que los delitos de lesa humanidad vayan a ser castigados y quien comprueba que el implicado dijo toda la verdad, colaboró a medias o no colaboró, para asignarle la pena de 20, 8 o 5 años respectivamente, siendo posiblemente esta última la más asignada, si se aplica y no prevalece la impunidad dentro del marco de justicia transicional.

La reparación a las víctimas es otra papa caliente y terminaremos perdonando y olvidando pidiéndole a Dios que no haya repetición. La política antidrogas y de minería ilegal es compleja de aplicar, estas han sido las fuentes más sólidas de financiación de los delincuentes y no van a cambiar fácilmente negocios de cien millones de pesos mensuales por colocar una panadería, un almacén o una pequeña finca en eficiente producción. Los derechos humanos se seguirán violando por parte del estado que no los garantiza y por parte de los delincuentes que seguirán proliferando dentro del negocio, amedrantando, amenazando, sometiendo, humillando y atentando contra la población civil.

En participación política los reinsertados van a ser protagonistas y el voto se puede volver obligatorio en algunas regiones con la validez de múltiples alianzas, estrategias y acuerdos ahora legales con cualquier partido político.   Estos son los pequeños reparos que tenemos aclarando que los agricultores sobre todo los pequeños, no somos pesimistas, ni parte del problema sino fundamento para las soluciones. Solo planteamos nuestras inquietudes, para que se socialicen todos los acuerdos, el pueblo conozca sobre que va a votar y no sirva el plebiscito, para que el presidente se lave las manos como Pilatos, en caso de un nuevo fracaso, ¨diciendo yo solo propuse y ustedes decidieron¨ porque lo que se quiere es evitar los errores de Ralito y el Caguán.

La paz no se consigue con grandes diferencias sociales, con regímenes autoritarios de poder, con opresión de unos para beneficio de otros, con inequidad social, con ansias desmedidas de poder,  destruyendo sociedad, con el patrocinio de la politiquería y la corrupción para direccionar  y manipular la opinión del pueblo.

¨La paz se construye con  seguridad alimentaria,  construyendo capital humano, con dignidad, respeto, honestidad,  justicia, verdad,  igualdad social, amor y libertad y aquel que engaña al pueblo para conseguir sus ideales en un tirano¨
---
*Dirigente gremial.

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.