Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

ATENCIÓN

Excelsio - Noviembre 2005 - Noviembre 2017
Tras doce años de servicio este sitio web ha cerrado de forma definitiva sus actividades.

Gracias por su visita.



Si desea deje un comentario o utilice el buscador para acceder a nuestro archivo de noticias.


Opinión | Botica del Pueblo

Daniel Quintero Trujillo* | "La botica fue la iglesia donde los pacientes buscaban la mano de Dios en cada  cápsulas y jarabes para volver a disfrutar de salud y bienestar".

"Botica Sarmiento fundada en 1901" era el aviso que se leía en un local contiguo al viejo hospital,en la calle central ,en una esquina de la émpinada calle que comunica con el  Tamaco, de propiedad de Don Guillermo Sarmiento Chona,un hombre acaudalado,serio y muy sabio en el arte de la farmacia ,que se había establecido en Convención para ayudar  a los pobladores a mitigar los dolores de las enfermedades ;el sitio era como un templo  para los pacientes  que desesperados por los quebrantos de salud ,buscaban  encontrar  la mano de Dios  en cada cápsula  o jarabe para volver a disfrutar de la buena salud y felicidad.

Esta Botica con olor a yodosalin, y plantas del campo ,suministraba  los medicamentos mas usuales de la medicina doméstica ,además ,de preparar recetas útiles para las enfermedades conocidas y frecuentes en la region ,utilizando  el mortero para machacar las raíces ,pétalos de flores y producir  ungüentos curativos.

Cuando los clientes llegaban al establecimiento ,siempre encontraban a Don Guillermo unas veces sentado en su sillón de descanso ,acompañado con su esposa doña Lola una dama amable,atenta y encargada recibir el dinero que luego depositaba en una registradora con teclas que al presionarla habría el compartimento de billetes y monedas.

Pepe su hijo,permanecía detrás del laboratorio,ya que como Químico Farmaceuta,egresado de la Universidad  Nacional de Colombia,elaboraba   formulas magistrales que luego empacaban pequeños frascos,que los niños de la escuela  le habían vendido ,previo lavado con agua caliente y refregadas con arena de la quebrada ,para eliminar bacterias y que el boticario pagaba por el valor de un centavo.

Entre las fórmulas que se registraban el el libro de recetas o bademecum estaba una muy típica para los dolores de huesos consistente en hervir por largo tiempo agua con quina,romero y salvia para luego verterla sobre las piedras calientes para que expeliera vapor y fuera absorbido  por el paciente,después colocarse unos paños de agua de caléndula caliente y antes de acostarse untarse suavemente un poquito de  mentol,y santo remedio.

En ese laboratorio también existía  una pequeña balanza con pesas de onzas y  gramos para que  la fórmulas farmacéutica saliera bien equilibrada,como lo habían enseñado los sabios maestros de la farmacopea.

En el armario de madera se ubicaba  una colección de frascos de color ocre y recipientes de porcelana con variedad de nombres adornados  con arabescos  y letras negras en latín , indicando que allí había bella dona ,menta,Anis,azul de metileno,mertiolate y vitaminas que habían agotado las letras del abecedario.

En la parte baja con gavetas se almacenaban  las inyecciones que el viejo boticario aplicaba  en una pieza contigua ,separada de un cancel blanco ,donde los paciente se acostaba boca abajo  con los músculos del glúteos tensionados por  el miedo ,rogando al santo de su devoción para que la mano fuera tan suave como el algodón y así evitarse  el dolor.

En la vitrina mientras se esperaba los medicamentos se observaba inyectadoras en su recipiente de metal para ser hervida después de usarlas,frascos de menticol,agua de colonia ,Murray y los jabones Reuters que eran elementos indispensable  para aromatizar la anatomía del cristiano y evadir los olores fuertes de las aguas residuales que circulaban por las calles.Todos estos elementos hacía recordar la vieja frase de los pueblerinos," aquí se encuentra de todo como en Botica",como una expresión de la diplomacia municipal para alagar  al tendero por encontrar todos sus productos inscrito en la lista de mandados.

Era frecuente los domingo ,después de la misa mayor ,la afluencia de los campesinos con sus  fórmulas médicas o consultas verbales  a ese lugar,uno de ellos en un día cualquiera del siglo pasado,pregunto por un purgante para su hijo que tenía el estomago  templado como un tambor y  Don Guillermo le formuló el purgante vermífugo  nacional,pero a los 8 días  regreso  por que el medicamento no había tenido efecto sobre el zoológico que coleccionaba el estómago su  niño flaco y barrigón; Don Guillermo le cambio la formula por el purgante Municipal .era un laxante que se preparaba con las hojas de paico  y  que el recomendaba por ser mas efectivo que el dinero que salía del banco popular.

La botica del pueblo con su responsabilidad de recrear a su clientela participaba cada año en las fiestas julianas patrocinando el día 27 en honor a la virgen del Carmen y también ,al final y comienzo del año ,entregaba  de regalo a cada cliente el tradicional Almanaque Bristol que era recibido como un elixer de vida ,ya que se orientaban con las fases de la luna para desarrollar las faenas de la vida cotidiana.

Los medicamentos al final eran empacados en papel color marrón ,que sacaban de un rollo corredizo que estaba en un extremo del mostrador y Don Guillermo se despedía  de los compradores ,sin antes recomendárles  que para que los medicamentos hicieran efecto se acogieran a la virgencita del Carmelo o hicieran la novena al arcángel san Rafael ,guardián de la salud.
---
*Educador y Escritor.
Danielquintero47@mail.com

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.