Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

Crece el déficit fiscal y de la deuda pública en Colombia: Contraloría

El Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, entregó hoy a la Comisión Legal de Cuentas de la Cámara de Representantes sus informes sobre el Presupuesto de la Nación y la Deuda del Estado colombiano en 2015, advirtiendo que, en lo que resta de 2016, los efectos del difícil panorama macroeconómico actual se verán reflejados en unos menores ingresos, que seguirán presionando el déficit fiscal y aumentando la deuda pública.

De acuerdo a esta presentación del Contralor, el balance de las finanzas públicas de Colombia, durante 2015, arrojó un déficit consolidado equivalente a 3,73% del Producto Interno Bruto (PIB), superior al presentado en 2014 que fue 2,05%.

Así mismo, el total de la deuda del sector público alcanzó $453,27 billones en 2015, y en términos del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 56,5%, alcanzando el segundo nivel más alto de los últimos 25 años, después de 2002 cuando se situó en 60,1% del PIB.

Según detalló el Contralor, los retos fiscales enfrentados por las autoridades económicas durante 2015, siguen estando presentes en 2016, pues los precios del petróleo no se han recuperado y seguirán afectando los ingresos, principalmente los provenientes de las rentas petroleras; la tasa de cambio sigue siendo volátil; la inflación no se desacelera y el Banco de la República mantiene la política de aumento de tasas de interés que afectará a la demanda y al PIB.

Adicionalmente, el sector externo sigue mostrando un elevado déficit en cuenta corriente; la tasa  de crecimiento económico mantiene un menor ritmo; y los últimos datos de desempleo han comenzado a mostrar un aumento.

“Esta situación tendrá efectos en la economía y en las finanzas públicas y deberá llevar a las autoridades económicas a repensar la planeación de la política fiscal”, planteó el Contralor Maya Villazón en su intervención en el Congreso de la República.

Se necesita un buen ajuste, para no empeorar las cosas
El Contralor consideró prioritario hacer un seguimiento a la relación deuda – PIB, con el fin de que no se eleve a niveles fuera de su sostenibilidad. Si bien no se ha llegado a esta situación, también es cierto que las calificadoras de riesgo como Standard & Poors y Fitch Ratings han comenzado a encender las alertas sobre la calificación del riesgo de la deuda colombiana, acotó.

En su concepto, la deuda debe mantenerse en niveles sostenibles y para lograrlo se requeriría recuperar la senda de crecimiento económico; reducir el déficit fiscal; recortar y priorizar el gasto público y elevar los ingresos tributarios.

“Sin embargo, subrayó que, una política de ajuste mal diseñada podría desacelerar aún más el crecimiento económico, causando más déficit y deuda”.

En cuanto a los gastos, consideró que uno de los retos de la política pública será, en el corto plazo la priorización del gasto público, y en el largo plazo buscar una senda de ingresos estables que permitan la implementación de políticas públicas que promuevan el desarrollo económico y social del país.

“En este contexto, se hace necesario establecer mecanismos que garanticen ingresos estructurales como es el caso de una reforma tributaria, que permita reducir la vulnerabilidad de las finanzas públicas frente a los mercados internacionales, pero al mismo tiempo alcanzar los objetivos de progresividad, equidad y neutralidad”, insistió.

Debe diseñarse una política económica de largo plazo
Para el Contralor Maya Villazón, es necesario que, en el escenario actual de desaceleración económica, la planeación e implementación de  la política fiscal busque sistemáticamente generar finanzas públicas sostenibles con crecimiento económico y bienestar social.

“La Contraloría General de la República estima necesario el diseño de una estrategia de política económica de largo plazo que busque un cambio en la estructura productiva, mediante un modelo que evite depender de la volatilidad de los precios de las materias primas, fortalezca el sector agrícola y manufacturero y, en general, diversifique el aparato productivo”, anotó.

Todo ello contribuiría al fortalecimiento de las finanzas nacionales y territoriales, a un menor déficit fiscal y a una deuda sostenible. Además de propender por un país con mayor desarrollo y con más oportunidades, finalizó.

El siguiente es un resumen de la situación financiera y fiscal que determinó la CGR en su Informe sobre la Cuenta General del Presupuesto y del Tesoro 2015 y sus resultados del endeudamiento público de la Nación, en la misma vigencia:

Situación Fiscal del País
* El desempeño fiscal y financiero del Estado Colombiano en el 2015 estuvo influenciado por los mercados internacionales, los menores precios del petróleo, los procesos de devaluación de la moneda nacional, la aceleración de la inflación, el déficit externo de la cuenta corriente, y caída del recaudo de los impuestos.  Lo anterior, mostró las debilidades estructurales de nuestra economía y por extensión de las finanzas públicas que no eran percibidas de manera más clara en vigencias anteriores cuando se gozaba de una relativa prosperidad gracias a los altos precios de los bienes primarios, especialmente de hidrocarburos.

*En este contexto, el balance de las finanzas públicas de Colombia, durante 2015, arrojó un déficit consolidado equivalente a 3,73% del Producto Interno Bruto (PIB), superior al presentado en 2014 que fue 2,05%. Este resultado estuvo determinado, fundamentalmente, por el balance fiscal deficitario del Sector Público No Financiero (SPNF) que ascendió a 3,68% del PIB, mientras que el Banco de la República y Fogafín contribuyeron en su conjunto con el 0,05% restante.

*El resultado del Sector Público No Financiero se explica, en lo fundamental, por el efecto deficitario de las finanzas del Gobierno Nacional Central (GNC) que llegó a 2,96% del PIB.

*Es importante poner de presente que el déficit del Sector Público, como proporción del PIB, en los dos últimos años ha presentado un deterioro significativo rompiendo una tendencia decreciente entre 2009 y 2012, cuando pasó de un registro de 2,4% en 2009 a 0,5% en 2012, jalonado por el Gobierno Nacional Central en razón del crecimiento en los ingresos derivados de los favorables resultados económicos del período, y las reformas adoptadas para fortalecer las fuentes de recursos.

No obstante, a partir de 2013 la tendencia se revirtió y el déficit del Gobierno Nacional Central aumentó, así como también el resultado consolidado. Para 2014 y 2015 comenzó a tener efecto en el balance fiscal la reducción de los precios del petróleo y la desaceleración económica que impactaron los ingresos, además de las inflexibilidades de los gastos públicos como nómina, pensiones, vigencias futuras aprobadas y transferencias.

La Cuenta General del Presupuesto y del Tesoro y el Ajuste Fiscal
*El proceso de programación y ejecución del presupuesto 2015 se vio afectado por las fluctuaciones macroeconómicas externas y la incertidumbre en el desempeño de la economía nacional. Así, por ejemplo, los supuestos macroeconómicos del crecimiento, la inflación y la tasa de cambio que sustentaron la programación de los ingresos fueron difíciles de predecir en el marco de la caída de los precios del petróleo, los cambios de las tasas de interés nacionales e internacionales y el fenómeno de “El Niño”.

La caída de los precios de las materias primas, especialmente del petróleo, redujo los ingresos fiscales provenientes de la renta petrolera, mientras que la devaluación del peso aumentó los gastos del servicio de la deuda externa y el fenómeno de “El niño” presionó la inflación que aumentó los costos de los bienes que el Gobierno debe adquirir para producir bienes y servicios públicos.

*Los ingresos corrientes de la Nación (ICN), que comprenden los impuestos directos e indirectos, registraron un recaudo total de $102,73 billones de un presupuesto de ingresos estimado en $110,59 billones. El menor recaudo efectivo de los ingresos corrientes de la Nación (ICN) obedeció a la caída del impuesto de renta y complementarios, compensado, en parte, por el recaudo de la sobretasa del impuesto de Renta para Equidad (CREE). Un rubro que también estuvo por debajo de lo programado fue los recursos de capital, debido a la caída de la liquidación de utilidades de las empresas, especialmente de Ecopetrol.

*No hay una fuente única de información para el recaudo de los ingresos de la nación y existen diferencias entre la información de Hacienda a través del Sistema de información Financiera –SIIF- y la DIAN. La CGR considera necesario contar, urgentemente y sin dilaciones, con un sistema de información de ingresos único en el país que permita conocer a ciencia cierta el recaudo de impuestos. Lo anterior con el objetivo de mejorar la priorización del gasto público y, sobre todo, de aumentar la transparencia en las finanzas públicas y las políticas fiscales.

El Crecimiento de la Deuda y la Situación Fiscal
*En el contexto macroeconómico e internacional que se vivió en la vigencia 2015, se presentó en el país una caída en las rentas petroleras recibidas por el erario, con un gasto público inflexible a la baja y un encarecimiento del servicio de la deuda externa impactado por la devaluación. Lo anterior, sumado a otros factores, aumentó el déficit fiscal, que determinó una mayor deuda del sector público con una concentración del endeudamiento en el Gobierno Nacional Central.

*Así, el total de la deuda del sector público alcanzó $453,27 billones en 2015, de los cuales $341,9 billones corresponden al Gobierno Nacional, $71,4 billones a las empresas nacionales también conocidas como entidades descentralizadas del orden nacional, $28,9 billones de las empresas territoriales y $11,0 billones de las entidades territoriales (departamentos y municipios)

*Este nivel de deuda muestra varios aspectos que merecen destacarse, como el aumento de la deuda no solo en términos absolutos, sino también como porcentaje del PIB; cambios en la composición de la deuda interna y externa, donde ésta última ganó terreno para el 2015; la necesidad de recursos de las empresas para hacer inversiones que fueron financiadas con créditos; y mayores gastos de las entidades territoriales que elevaron los déficit y, por ende, los niveles de endeudamiento.,

*Las entidades territoriales con mayor endeudamiento fueron, en su orden, Antioquia ($1,44 billones), Bogotá ($1,36 billones), Medellín ($1,19 billones), Cundinamarca ($0,58 billones) y Barranquilla ($0,5 billones); mientras que el mayor incremento de deuda territorial se presentó en el departamento de Antioquia ($0,41 billones), seguido por Medellín ($0,17 billones).

*El escenario macro y los niveles de la deuda pública en 2015 llevaron a que la agencia calificadora de riesgos Standard and Poor’s revisara en febrero de 2016 la perspectiva de calificación crediticia de Colombia de estable a negativa, teniendo en cuenta el balance externo del país y el riesgo de un mayor déficit fiscal. Lo anterior implica que, de no tomarse las medidas necesarias para reducir los gastos e incrementar los ingresos públicos, se pone en riesgo el grado de inversión de la deuda externa colombiana, lo que incrementaría su costo de financiación.

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.