Acerca de Nosotros

Acerca de Nosotros
Excelsio

Lo último

Navegación

Opinión | El día del campesino

El día del campesino
Darío Álvarez Morantes* | El día del campesino, se estableció mediante el decreto 135 de febrero 2 de 1.965 en el gobierno de Guillermo León Valencia, con el objeto de rendir un homenaje al trabajador del campo, que con toda la paciencia, abnegación y dedicación, todos los días aporta su desempeño sin protestar, para producir los alimentos de origen animal y vegetal que requieren los Colombianos del campo y la ciudad.

Pasados más de 50 años, a la fecha no hay mucho que celebrar en este día, porque al campesino se le sigue tratando como a una persona de cuarta o quinta categoría y son recurrentes las violaciones a sus derechos humanos y oportunidades de desarrollo, en una visión política llena de promesas e incumplimientos, donde su misión se enfoca al desarrollo de la  minería, la industria y el comercio, desconociendo el aporte regulador en la economía para el progreso, que aporta el sector agropecuario nacional en generación de empleo, divisas y bienestar para toda la sociedad.

Cuando analizamos el problema de tierras, llegamos a la conclusión de que las mejores áreas no las tenemos los agricultores, sino los grupos al margen de la ley, los grandes políticos, potentados y las multinacionales que inician su acción invasiva a nuestro país, de modo que la tierra ha generado más conflicto que desarrollo en el contexto nacional y a los pequeños productores nos toca relegarnos a zonas marginales, donde muchas veces se amplía la frontera agrícola donde se deben proteger los recursos naturales y el medio ambiente.

Son múltiples las equivocaciones en contra del agro; el TLC impuesto con Estados Unidos, acabó con muchos de nuestros cultivos de seguridad alimentaria, las importaciones crecieron y las exportaciones se han mantenido con tendencia a la baja, liderando el proceso los tres productos de siempre: Café, Banano y flores que representan más del 60% de lo que ofrecemos a los mercados externos. Mientras Perú, Brasil y chile han crecido por encima del 3% en su producción agropecuaria en los últimos 12 años, los colombianos a duras penas llegamos al 0.4% alejados del promedio latinoamericano que fue del 2.5%.

Según el profesor John Jairo Bejarano del departamento de nutrición humana de la Universidad Nacional, Colombia enfrenta un reto de transición Nutricional, por la importación de productos ultra procesados, formulaciones listas para consumir, basadas en sustancias refinadas, con una cuidadosa combinación de azúcar, sal, grasa y varios aditivos entre los que se encuentran bebidas azucaradas, Snake y comidas rápidas. En el 2.010 la encuesta Nacional de  situación nutricional de Colombia evidenció que el 15% de los Colombianos entre 5 y 65 años, consume diariamente alimentos de paquete, un 22.1% gaseosas o refrescos y un 36.6% golosinas o dulces. Solo el 22% consume frutas enteras y verduras diariamente según la FAO.

Según la OMS las compras de comidas rápidas  per cápita aumentaron así un 40% en Latinoamérica y de los 13 países estudiados estas compras crecieron en un 100% o más en  Chile, Bolivia, Costa Rica, República Dominicana, Perú y Colombia. Con el alto contenido de calorías, colesterol y grasas de estos alimentos estamos condenados a la obesidad, diabetes, hipertensión arterial y algunos tipos de cáncer más las consecuencias de enfermedades  cardiovasculares, consecuencias de los TLC.

Adolecemos de asistencia técnica, tenemos altos costos de producción, restringido acceso al crédito y mala atención por parte de los bancos lo que es más notorio en el banco Agrario, tenemos deficiencias en infraestructura vial, de almacenamiento y riego, la maquinaria es obsoleta, no contamos con seguridad social, el mercadeo de nuestros productos es atacado por alta intermediación, competencias desleales actitud dominante de las industrias que procesan nuestros productos y como si fuera poco se reduce el presupuesto nacional para el agro y los pocos programas para el sector agropecuarios son minados de politiquería y corrupción.

Colombia conservó la casilla número 51 en el Índice de Competitividad Global que realiza la organización suiza IMD con base en el análisis de las condiciones económicas y sociales de 61 naciones del mundo. De modo que no estamos nada bien en nuestro sector agropecuario,

Pero El campo no pasará de moda, Colombia aún tiene más de 10 millones de productores dispuestos a seguir trabajando, poseemos más de 21 millones de hectáreas para cultivar en variados de climas para diversidad de productos, estamos ubicados en una de las mejores esquinas del mundo, pero solo se requiere una política integral de estado para el desarrollo rural donde se apoye más a la gente que trabaja que a los delincuentes y se recupere la autonomía alimentaria con dignidad y respeto para los campesinos de Colombia que merecemos todo el reconocimiento de la sociedad, la cual ojalá se empiece a manifestar en el día del campesino, con el apoyo al paro Agrario Nacional, que se debe ir consolidando con la participación de todos los afectados en la producción nacional, en movilizaciones  pacíficas, sin politiquería, sin atropellos por parte del Esmad y con un alto grado de sentimiento patriótico, para construir el país que necesitamos.

¨La mejor inversión es la que se utiliza en agricultura, tecnología y ciencia, pues no habrá paz sin comida, ni agricultura en un clima de violencia¨
---
*Dirigente gremial.

Share

Excelsio Colombia

Excelsio, Primer Periódico Virtual de Boyacá - Colombia.

Publica un comentario:

0 comments:

¿Qué opinión tienes acerca de esta noticia? Publica un comentario, no te quedes callado.

Ingresa aquí tu mensaje.
Términos y Condiciones de Excelsio.